De qué estamos hechos


Por el Dr. Ángel García , Fecha: 16-10-2017

Visto  438  Veces

El cuerpo humano está compuesto en un 96% de cuatro elementos: carbono, oxigeno, hidrogeno y nitrógeno, el otro 4% son una serie de minerales que conforman toda la parte material del organismo, sin embargo, sabemos que no somos solo un amasijo de elementos químicos inertes. El carbono presente en el ser humano no es el mismo carbono presente en la madera o en el plástico. Aunque la estructura química del carbono sea igual en la madera y en los polímeros, en el cuerpo humano no es precisamente la composición química la que hace la diferencia, sigue siendo el mismo carbono, es la capacidad de captar y manejar información lo que diferencia al carbono y a todos los elementos químicos del cuerpo humano con los que están fuera de él.

Un ser humano llega a este mundo con un pequeño y frágil cuerpo que va creciendo con los años, al principio solo es un ser en esencia e inocencia pero con el tiempo algo va moldeando su vida. Lo que moldea la vida de un ser humano no son sus componentes físicos o químicos. Todos tenemos un cuerpo con órganos, tejidos y células exactamente iguales. En los órganos de un cadáver que recientemente ha dejado de tener energía vital no existen diferencias, independientemente que el ser que habitó en ese cuerpo haya sido un profesional o un analfabeta, un rico o un pobre, un santo o un asesino. La diferencia que hace la diferencia no es lo físico, no es el cuerpo. El cuerpo por más cuido que tenga tarde o temprano se convertirá en un cadáver, todos somos cadáveres potenciales. Lo que determina la vida es la información que maneja ese ser durante su existencia. La información determina la esencia de lo que somos.

El ser humano al vivir centrado en el cuerpo subutiliza su existencia. Es lamentable ver como la mayoría de las personas se le va la vida centrado en la ilusión. Vivir enfocado en la materia es vivir una vida ficticia porque la realidad material es totalmente ilusoria.
Lo que percibimos con los sentidos es una ínfima parte de la realidad, el sentido de la vista humana no capta información en el rango del infrarrojo y el ultravioleta como si lo hacen las serpientes, los perros poseen mayor espectro olfativo que los humanos así como los delfines y las ballenas abarcan un inmenso rango auditivo muy por encima de la audición humana. La capacidad ordinaria de percepción sensorial del humano es bastante reducida, la esencia de lo que estamos hechos no se puede percibir con los sentidos, sin embargo, esa esencia nos define la vida. Lo que vemos esta hecho de lo que no vemos.

Lo que hace débil o poderosa a una persona no reside en lo que tiene, lo que nos hace débiles o poderosos es lo que sabemos de nosotros mismos, ya lo han dicho muchos sabios: “CONOCETE A TI MISMO”, y Sócrates decía: Una vida sin conocerse no vale la pena vivirla. Conocimiento es INFORMACIÓN.
El ser humano pasa la vida alejado de su esencia, la información que maneja es moldeada por la cultura de masas a través de los medios de comunicación, la escuela, la familia y la religión. Esta información que manejamos por la influencia de las instituciones y familia es totalmente ilusoria, todo lo que nos aleja de la esencia nos acerca a la ilusión. El no manejar la información de lo esencial es lo que nos desempodera, nos hace vulnerables, de allí el alzhéimer, la melancolía involutiva del anciano y las depresiones de buena parte de los adultos de mediana edad.

Vivir de espaldas a la esencia de las cosas nos genera una visión superficial de lo que nos ocurre. Buena parte de la información en la que está basada la cultura médica occidental es engañosa. Una persona con un dolor crónico en cualquier parte del cuerpo, sin causa aparente, busca a tomarse un analgésico, con esto puede esconder el dolor un rato, pero al pasar el efecto del medicamento lo más seguro es que el síntoma regrese, por esta razón vemos personas que se convierten en tomadores crónicos de analgésicos y luego terminan enfermos por los efectos secundarios de dichos medicamentos. Estas personas desconocen que los síntomas son mensajes que aterrizan en el cuerpo para que los descifremos y modifiquemos la información que los originó. Lamentablemente la inmensa mayoría de las personas en el hemisferio occidental no manejan esta información, por lo que se convierten en esclavos de la cultura medicalizada.

Vivimos tiempos de cambios y la mayor bendición de estos tiempos es que ya contamos con información, suficientemente sustentada, para salir de la ilusión y descubrirnos a nosotros mismos en nuestra esencia. Cuando le damos alcance a la verdadera información de lo que somos descubrimos una ley de la naturaleza universal de esta 3ra. Dimensión, todo es impermanente, todo desaparece, nada es eterno, solo la conciencia permanece más allá del cuerpo, y la conciencia no es más que información. No somos cuerpo, no somos lo que tenemos, no somos lo que hacemos, no somos ni siquiera el nombre que llevamos, todo eso desaparece. El cuerpo y lo que hacemos con él, mientras tiene vida, existe gracias a la esencia que permanece oculta a los sentidos, esa esencia se llama CONCIENCIA.

Cuando descubrimos que todo lo mueve la conciencia nos hacemos poderosos porque sabemos que somos capaces de transformar realidades a partir de nuestras decisiones, dejamos de ser manejables y manifestamos la verdad oculta detrás de la ilusión.


...Cerrar...


Te Gustó el Artículo? Compártelo..!

Dr. Ángel García Montero
Con más de 25 años de práctica médica y más de 15 años de investigaciones científicas, el Dr. García plantea que el cuerpo no enferma sin la participación de la Conciencia y que todo abordaje terapéutico debe realizarse de forma integral la química del cuerpo físico, el patrimonio energético y por supuesto, La Conciencia.

Twitter



Comentarios

No hay comentarios para este articulo. Se tú el Primero!



Debes estar Suscrito a Angelcuantico.com para dejar un comentario

Comentario 1000 caracteres.


Quedan

El contenido de ésta página tiene como finalidad brindar información de utilidad que contribuya al crecimiento y bienestar de los lectores. No busca reemplazar la relación directa médico - paciente, no sustituye la asesoría médica profesional, diagnóstico o tratamiento. Se recomienda buscar la asesoría de su médico familiar o de cualquier otro profesional de la salud calificado ante cualquier pregunta relacionada con su condición de salud y antes de decidir tomar suplementos, hacer ejercicios particulares, seguir algún protocolo alimenticio u otro programa de salud.


AngelCuantico.com derechos reservados © 2012 - 2017 •

Ciudad de México - México
info@angelcuantico.com

Design by LeO