CURACIÓN A DISTANCIA: CIENCIA O FICCIÓN


Ángel Eduardo García M., Fecha: 22-05-2015

Visto  758  Veces

Ampliar el campo de conocimientos a partir de la extraordinaria información que nos ha entregado el paradigma emergente en los últimos tiempos me ha llevado a vivir experiencias curativas sin cuya información no me hubiese atrevido a darme el permiso a hacerlas y, por lo tanto, me hubiese privado de la maravillosa oportunidad de experimentarlas.

Hace algunos años conocí en mi consulta en Caracas a una mujer de mediana edad que asistió con un dolor lumbar de curso crónico, en la Resonancia Magnética Nuclear se evidenciaba una Hernia discal en el segmento de las últimas vértebras lumbares, había probado con tratamiento medicamentoso convencional sin mejoría alguna y sólo quedaba la opción quirúrgica. En ese momento ya realizábamos los talleres de Autocuración que, por cierto, ese fin de semana se efectuaría el próximo en el ateneo de Caracas, le hice la terapia del dolor con técnicas no convencionales (terapia neural, acupuntura y quiropraxia) y obtuvo un poco de mejoría, al despedirla le hice la invitación a la actividad, pocos días después hizo presencia en el taller de autocuración, a partir de ese momento desapareció el dolor en su totalidad. Lulú (la mujer en cuestión) se convirtió una asidua asistente a las actividades de la Fundación Creando Esperanza en la ciudad de Caracas y dos años después se regresó a Colombia, su país de origen. Al año de estar residenciada nuevamente en su país una tarde llamó con una crisis severa de dolor lumbar, había recaído.
Lulú había escuchado en los talleres de Autocuración y Curaciones Colectivas las explicaciones en las que se fundamenta la Curación a Distancia, por lo que me hizo una llamada telefónica desde Colombia pidiéndome apoyo para mejorarle el dolor. Para el momento me encontraba en la ciudad de Coro, afortunadamente me hallaba solo en el apartamento y me dispuse a trabajar con Lulú, con estrategias de visualización y cambios de perspectivas mentales como si me encontraba junto a ella, le dije que se mantuviera en silencio mientras tanto le iba guiando el proceso en la que le inducía un estado de trance y la llevaba a visualizar mis manos instrumentando todo un trabajo de movilización de la energía de la zona afectada a la vez que iba modificando el estado mental que acompañaba al dolor, como diez minutos después, aproximadamente, le dije que se levantara y caminara un poco para explorar el resultado, escuché un grito de otra persona del otro lado del teléfono, era la hija de Lulú que no pudo contener la expresión de asombro cuando vio que su madre se levantaba sin dificultad, cuestión que no la veía hacer desde hacía varios días. La hija tomó el teléfono y evidentemente asombrada me dijo “que le ha hecho doctor?, mamá está caminando, hacía días no que no se levantaba”, “solo la ayudé a que se sanara ella misma”, le respondí. Volví a hablar con Lulú y estaba muy contenta por la desaparición del dolor y quedamos para hacer una segunda sesión según como se sintiera. No fue necesario pues el dolor no volvió a aparecer.
A la luz de los conocimientos convencionales esto parece una herejía, sin embargo, en el conocimiento de la física moderna encontramos la explicación coherente a este fenómeno. Estamos entrelazados en un campo infinito de ondas de posibilidades, que también son ondas de pensamientos, en donde las categorías de tiempo y espacio no tienen la misma connotación de la visión convencional de la ciencia. En este campo las interacciones son no-locales por lo tanto no necesariamente tenemos que estar cerca para influenciar en el otro.
Uno de los postulados que significó un gran revolcón para la ciencia convencional es el planteamiento de que “dos electrones una vez relacionados no dejan de influenciarse, independientemente del tiempo y la distancia”, es decir, que las partículas cuánticas están vinculadas más allá de la distancia y el tiempo, y de esas partículas estamos hechos los seres humanos. Actualmente existen modelos teóricos que explican coherentemente el efecto a distancia de las partículas subatómicas y del campo que las incluye.
“El entrelazamiento cuántico” como lo llamó el gran físico Austriaco y premio Nobel Erwin Schrödinger, genera una conexión inmaterial que hace que los fenómenos relacionados se influencien entre sí solo con el movimiento de la Conciencia. La ciencia moderna plantea que es la conciencia y no la materia es el origen de todas las cosas y, a través de ella, la mente consciente de una persona puede producir efectos medibles en el cuerpo de otra sin que necesariamente ambas estén juntas.
El procedimiento de Curación a distancia se inscribe en lo que se ha venido llamando Medicina de la tercera Era, diferenciándola de la segunda Era (medicina Psicosomática) y de la visión mecanicista del determinismo biológico (primera Era).
La física cuántica plantea que existe un campo de información que ha sido llamado de muchas maneras, campo cuántico, campo Akashico, campo de todas las posibilidades, campo de Higgs, etc. Este es el campo que permite la interrelación no-local en donde se da la coherencia para los fenómenos donde la visión convencional de tiempo y distancia no aplican.
Un nuevo conocimiento se está abriendo paso trayendo consigo las respuestas a muchas preguntas que se ha hecho la humanidad por siglos, qué somos?, de dónde venimos?, a dónde vamos?. Un nuevo paradigma está emergiendo en donde podemos ver el mundo en general y, nuestro mundo en particular, de un modo mucho más coherente y cónsono con la realidad primera y última de la existencia, la conciencia, el motor que mueve toda la creación individual y universal. Abandonemos las posturas de la racionalidad rígida del pasado y demos apertura, sin prejuicio, a una nueva realidad donde nos espera un universo misterioso pero fascinante y extraordinario, donde lo que hemos visto como imposible es coherentemente posible.



Te Gustó el Artículo? Compártelo..!



Comentarios

No hay comentarios para este articulo. Se tú el Primero!



Debes estar Suscrito a Angelcuantico.com para dejar un comentario

Comentario 1000 caracteres.


Quedan


Dr. Ángel García Montero
Con más de 25 años de práctica médica y más de 15 años de investigaciones científicas, el Dr. García plantea que el cuerpo no enferma sin la participación de la Conciencia y que todo abordaje terapéutico debe realizarse de forma integral la química del cuerpo físico, el patrimonio energético y por supuesto, La Conciencia.

Twitter



El contenido de ésta página tiene como finalidad brindar información de utilidad que contribuya al crecimiento y bienestar de los lectores. No busca reemplazar la relación directa médico - paciente, no sustituye la asesoría médica profesional, diagnóstico o tratamiento. Se recomienda buscar la asesoría de su médico familiar o de cualquier otro profesional de la salud calificado ante cualquier pregunta relacionada con su condición de salud y antes de decidir tomar suplementos, hacer ejercicios particulares, seguir algún protocolo alimenticio u otro programa de salud.


AngelCuantico.com derechos reservados © 2012 - 2017 •

Ciudad de México - México
info@angelcuantico.com

Design by LeO