Ilusión o realidad


Por el Dr. Ángel García, Fecha: 15-10-2017

Visto  464  Veces

Qué pasaría si te dijeran que casi la totalidad de las ideas, programas mentales y creencias acerca de la realidad están lejos de ser lo que en verdad has pensado toda la vida?

Según el conocimiento brindado por el paradigma de la ciencia emergente lo que percibimos de la realidad es pura ilusión, los canales sensoriales (sentidos) lo que filtran son rangos de frecuencias vibratorias que son codificados como imágenes sonidos y sensaciones. Vivimos en una supuesta realidad que en buena parte es una ilusión de los sentidos y por lo tanto un engaño de la percepción.

La mente hace un reacomodo de lo que percibe en función de la información obtenida previamente, es decir que sólo percibimos lo que sabemos o conocemos. La nueva información requiere de un esfuerzo adicional y una disposición mental para percibirla y dejarla entrar.

Según la Neurociencia aplicada a la cibernética el cerebro humano es capaz de captar 400.000.000.000 de bits de información, pero sólo puede procesar 2.000, esta ínfima parte con la que se queda la mente perceptiva proviene de la información del entorno, de las sensaciones del cuerpo y de los pensamientos en torno al recuerdo del pasado o la proyección al futuro. Con esa provisión de elementos el ser humano arma su propia realidad, la cual termina asumiendo como verdad, sin percatarse que esa información fue obtenida de las personas y medios que ya existían cuando llegó a este mundo, es decir, es una información de segunda mano. Terminamos siendo un subproducto de la información condicionada del medio donde una mayoría crítica ha asumido por consenso inconsciente una verdad con muy poca capacidad de discernimiento.

Qué pasaría con tu vida si te enteraras que estás viviendo una vida postiza y que, más importante aún, tienes la posibilidad de transformar tus condiciones limitadas por una vida de mejores opciones y mayores realizaciones. La mayoría de las personas desconocen el inmenso potencial que duerme en su interior porque el condicionamiento las ha acostumbrado a verse como víctimas del mundo exterior.

El papel de victimas que han asumido la mayoría de las personas que padecen una enfermedad de alto riesgo es tal que algunas asumen la enfermedad que padecen como cosa del destino y no hay nada que hacer al respecto, se refleja esto cuando me dicen comenzando la consulta: “vengo para que me ayude a sobrellevar esta enfermedad”. No saben que es mucho lo que pueden hacer si modifican la manera de ver la enfermedad y especialmente la manera de verse a sí mismas.
Un giro de la percepción puede cambiar la realidad desde una historia sufriente y de enfermedad y desdichas a una de empoderamiento y sanación.

Vivimos en un mundo totalmente condicionado donde la mente se va acostumbrando a lo que va percibiendo, dejando poca posibilidad al cambio.
Las personas que han logrado sanar de enfermedades límites y/o salir de situaciones sufrientes son aquellas que han descubierto que dentro de sí está la posibilidad de transformación de su realidad, toman el control de sus vidas a partir de la determinación de romper el círculo vicioso de los programas de sufrimiento. Estas personas descubren que el cuerpo se ha venido acostumbrando a sentirse de una determinada manera y hacen el esfuerzo mental por conectarse a situaciones que permitan otra realidad bioquímica y energética. La neurociencia explica que las emociones repetidas terminan acondicionando a los receptores de membrana celular a los mismos neuropépticos (mensajeros emocionales) lo cual crea una adicción en la membrana y la célula obliga al cerebro a buscar las circunstancias que generen las emociones para que se liberen los componentes adictivos, esto trae como consecuencia que el cuerpo sea el que lleva el control y la mente pasa a ser súbdita del cuerpo ocupándose, exclusivamente, a correr los programas automatizados de la misma realidad enfermiza.

El trabajo consiste en construir nuevos anclajes potenciadores que trasladen la mente a otra realidad, realidad que puede ser de un recuerdo vivido o construido por la imaginación. Cuando imaginamos usamos circuitos cerebrales idénticos a cuando procesamos la “realidad”, para la mente profunda realidad o imaginación es lo mismo. Los nuevos anclajes crearan nuevas conexiones y al hacerlo con frecuencia irán sustituyendo los circuitos adictivos de la realidad sufriente antigua, esto creará una vibración distinta que sustituye la información automatizada por información consciente. Estos nuevos anclajes son señales que le damos la mente, a través del cuerpo, los anclajes o señales pueden ser un toque consciente en una zona del cuerpo, apretarte las manos, el puño, un dedo, etc., este estímulo activa el recuerdo o la imagen potenciadora construida previamente para cambiar no solamente la información que recibimos del cuerpo (sensaciones) y de los pensamientos de patrones mentales adictivos, sino también de la información que recibimos del entorno.

Los programas mentales condicionados comienzan a correr desde que abrimos los ojos en la mañana, el cambio requiere de una mente despierta. La atención permanente de las sensaciones es muy importante porque son las señales primordiales de la realidad interior en la que habitamos. Para cambiar la realidad interior debemos cambiar nuestras sensaciones y para cambiar las sensaciones debemos cambiar nuestro sistema de percepción. Impedir que la información del entorno nos arrastre, para esto hay que estar atentos a las conversaciones con personas infelices que nos pueden conducir fácilmente a sensaciones de malestar así de los propios pensamientos de patrones antiguos que están a la casa de un momento limitante para volver por lo suyo.

Decía Einstein que “es verdad que la realidad es una ilusión solo que una ilusión muy persistente”. Construir una realidad menos ilusoria y más cónsona con lo que realmente somos como seres humanos, utilizando un mayor potencial mental, requiere disciplina, coraje y buen acompañamiento. De disciplina para no desmayar en el intento, coraje para salir de la comodidad adictiva y buen acompañamiento para no caer en corrientes “espirituales” o de “desarrollo personal” que sigan planteando el enfoque hacia lo externo y no hacia lo interno, lo cual podría conducir a un mayor autoengaño y profundizar la frustración.


...Cerrar...


Te Gustó el Artículo? Compártelo..!

Dr. Ángel García Montero
Con más de 25 años de práctica médica y más de 15 años de investigaciones científicas, el Dr. García plantea que el cuerpo no enferma sin la participación de la Conciencia y que todo abordaje terapéutico debe realizarse de forma integral la química del cuerpo físico, el patrimonio energético y por supuesto, La Conciencia.

Twitter



Comentarios

No hay comentarios para este articulo. Se tú el Primero!



Debes estar Suscrito a Angelcuantico.com para dejar un comentario

Comentario 1000 caracteres.


Quedan

El contenido de ésta página tiene como finalidad brindar información de utilidad que contribuya al crecimiento y bienestar de los lectores. No busca reemplazar la relación directa médico - paciente, no sustituye la asesoría médica profesional, diagnóstico o tratamiento. Se recomienda buscar la asesoría de su médico familiar o de cualquier otro profesional de la salud calificado ante cualquier pregunta relacionada con su condición de salud y antes de decidir tomar suplementos, hacer ejercicios particulares, seguir algún protocolo alimenticio u otro programa de salud.


AngelCuantico.com derechos reservados © 2012 - 2017 •

Ciudad de México - México
info@angelcuantico.com

Design by LeO